Viajaba a Birmingham por trabajo, con dos días y pocas horas, mucho trabajo que hacer y un tiempo horrible, así que no vi absolutamente nada de la ciudad. Solo comentar que Birmingham es la segunda ciudad más poblada de Reino Unido, aunque su población tampoco es muy elevada, 1.001.200 de hab, forma parte de una conurbación típica de RU donde hay un espacio urbano contínuo lleno de casitas unifamiliares y pueblecitos solapados. La máxima que mostró el termómetro esos días de 3ºC y la mínima de -2ºC, nieve y hielo por doquier, y el sol ausente.

Birmingham 23 Enero 2013

Volé desde Alicante ( ALC ) hasta el aeropuerto de Birmingham ( BHX )con Ryanair y el viaje de vuelta lo hice a la inversa, con Monarch.

La experiencia con Ryanair fue igual de mala que siempre. El peor trato al cliente, los asientos más estrechos, codazos para entrar en el avión y siempre con la mosca detrás de la oreja para evitar todas las trampas que te tienden para que pagues más dinero. Por otra parte, Ryanair es la compañía con la red más extensa y tenía un vuelo directo ALC – BHX. El viaje de ida costó 75,50 euros.

Con Monarch, por el contrario, todo fue más agradable. Un trato amable, el avión cómodo, con los dos o tres centímetros extra entre asientos que permiten estar sentado sin que las rodillas toque el asiento de delante y hasta ofrecen periódicos ( prensa británica sensacionalista ).  Los asientos son numerados y no se puede hacer el checking online a no ser que pagues un extra para seleccionar los asientos. Si no haces el checking online, te dan la tarjeta de embarque en el aeropuerto donde te asignan los asientos que quedan libres. Por lo que tengo entendido, son estrictos con el peso del equipaje de mano pero a la chica de delante, le pasaron una maleta que era ligeramente más grande que el espacio teóricamente permitido. Muy recomendable esta compañía tanto por el precio como por el servicio. El vuelo costó 77,00 euros.

Por euro y medio de más, la diferencia entre Monarch y Ryanair es abismal…

El aeropuerto de Birmingham es más grande de lo que parece a simple vista. Una vez superado el control de seguridad te hacen pasar por una tienda de duty free  para llegar a una gran zona que más parece un centro comercial que un aeropuerto. Las puertas de embarque son anunciadas con unos 30 minutos de antelación por lo que no es posible ir hacia la puerta de embarque inmediatamente. El objetivo es que permanezcas en la zona comercial todo el tiempo posible. Hay que ir con cuidado si se va corto de tiempo porque las puertas 1 a 2o están justo al lado de la tienda duty free previa a la zona comercial y si se va con prisas, es posible no ver las indicaciones a esas puertas de embarque. Otra cosa que me llamó la atención fue que no aparecía por ningún lado indicación alguna de las puertas de embarque de la 20 a la 40, y si de la 40 hasta la 68. Igual eran para vuelos no Schengen o algo similar y estaban en otro sitio. Desde la zona de seguridad a la puerta de embarque, habrá aproximadamente 20 minutos a paso ligero.

El hotel, Ramada Encore Birmingham, costó 52 libras, alojamiento y desayuno, que al cambio del momento fueron 64 euros. Su principal ventaja es que está justo al lado del aeropuerto. Hotel con prestaciones más bien justas, sin grandes pretensiones pero limpio y suficiente para pasar un par de noches. Eché de menos los artículos de bienvenida, el gel y champú y la crema de afeitar, cosas que no traje desde España.

Desayuno britanico

En la foto el típico desayuno inglés que nos tomamos.

Desde el hotel se puede ir andando ( 600 metros ) hasta la parada del monorail y con este medio de transporte llegar a la terminal del aeropuerto, que está muy cerca. Como eran las 6 de la mañana y además estábamos con temperaturas bajo cero, en el viaje de vuelta a España, preferimos coger un taxi. El viaje duró a penas 5 minutos y nos costó 7 libras.

Páginas con información sobre Varsovia

http://www.um.warszawa.pl/en

http://es.wikipedia.org/wiki/Varsovia

http://www.holapolonia.com/varsovia.html

Resumen de mi viaje y alguna información útil para los que vayan allí.

La moneda y el tipo de cambio

La moneda oficial en Polonia no es el euro sino el Złoty. Por 1 euro te dan aproximadamente 4 ZL.

En general conviene pagar con tarjeta de crédito porque el tipo de cambio es más favorable. Se puede cambiar también en las numerosas oficinas de cambio repartidas por la ciudad. Estas oficinas se llaman “Kantor”. Se pueden encontrar por internet fácilmente. Lo menos conveniente es cambiar la moneda en España.

El idioma

Sin duda, lo más complicado de todo el viaje fue el idioma. El polaco me pareció complicadísimo. Para un español, en el que las palabras suelen tener la estructura consonante-vocal-consonante-vocal, encontrarse una palabra de ocho letras y una o dos vocales ya parece complicado de pronunciar, si además el alfabeto polaco tien más letras que el español, la cosa se convierte en imposible.

El primer día, llamé a una empresa de taxis para que me recogieran en mi calle, Strzelecka. Pues bien, fue imposible porque la forma con que lo pronunciaba dista mucho de como se pronuncia realmente. Al final, bajé a la callé y busqué un taxi.

Con el inglés se puede uno manejar pero hay numerosos polacos que no lo entienden. La mayoría de los taxistas que me llevaron no lo hablaban.

Transporte público y tráfico

El respeto a las normas en general y a las de circulación en particular es un poco más relativo que en España. Hacía tiempo que no veía a alguien con una moto haciendo caballito unos 200 metros y pararse en el semáforo con un caballito inverso. Si hay que girar o adelantar con linea contínua, pues se gira o adelanta. Los atascos son bastante frecuentes en hora punta, pero como en cualquier ciudad del tamaño de Varsovia.

El precio de los taxis varía entre 1,6 ZLT y 2,4 ZLT por km. Más o menos se puede calcular el precio del recorrido. Del aeropuerto al apartamento que tenía alquilado ( a la otra parte de la ciudad ) me costó 45 ZLT. Desde luego su estilo de conducción dista mucho del estilo de los taxistas españoles, van mucho más rápido. Hay que tener la previsión de llevar apuntados los sitios a los que se quiere ir, porque si no, es muy posible que no lo entiendan.

Hay numerosas líneas de autobus y tranvia. Un billete sencillo cuesta 3,6 ZL y permite coger todos los autobuses y tranvias que se quiera durante 120 minutos. En las paradas no hay un plano donde indiquen la ruta, sino que está el nombre de la parada, con lo cual, es imposible saber donde va cada autobús si no eres de allí. Sin embargo, con el route planner de la página web http://www.ztm.waw.pl/ introduciendo el origen y el destino y te calcula las rutas.

En teoría el billete se puede comprar dentro del autobus con el importe exacto, pero en un par de autobuses no pude hacerlo. A uno de los choferes le pregunté y no se dignó a mirarme. Una mujer le habló por mi en polaco para que me lo vendiera pero no lo hizo. Al final hice el trayecto sin pagar y tampoco pareció importarle a nadie. Ignoro las consecuencias de que te pillen sin billete, pero viajar sin él no representa ninguna dificultad.

Varsovia – el barrio de Praga.

Casi toda la ciudad de Varsovia fue totalmente destruida durante la Segunda Guerra Mundial. “Totalmente destruida” significa que los alemanes se dedicaron, primero a bombardearla y después a ir casa a casa con los lanzallamas. No quedó, literalmente, nada en pie.

Después de la guerra, la ciudad fue reconstruida como era antes de la guerra de tal forma que el centro parece que tenga muchos más años de los que realmente tiene. Merece la pena pasear por el centro de la ciudad.

Centro Varsovia

El barrio de Praga-polnoc, donde estuve alojado en este apartamento, al estar a la otra parte del rio Vístula y aún conserva edificios anteriores a la guerra, pero están todos muy mal conservados. Entre edificios viejos se encuentran otros bastante más modernos.

Barrio de Praga-Polnoc en Varsovia

Contraste entre viviendas nuevas y viejas en Praga-Polnoc


Cuando llegué me asustaron con que no era muy seguro ir por la noche por allí. El caso es que la poca iluminación de las calles y los alcohólicos que deambulan no es que ofrecieran mucha tranquilidad, pero no vi a nadie que fuera realmente peligroso y tampoco tuve ningún problema. De día, la está lleno de niños y gente circulando.

La zona se ha convertido en una especie de “El Carmen” de Valencia, con gente alternativa que se reune en locales como los que hay en Listopada 22

Comida

Las porciones de comida son mayores que en España. Con un plato y postre yo me quedo saciado. En los restaurantes del centro de Varsovia y relativamente lujosos, comer dos platos y postre, sin vino, puede resultar por 20 euros. Sobre el vino, la carta de los sitios a los que fui, no era muy extensa.

Restaurante

Terraza del restaurante donde cené una noche

La semana pasada estuve en Automechanika, feria de los componentes del automóvil. Tienes más información acerca de la feria aquí y aquí

No tenía previsto ir hasta el último momento, así que tocó pagar de más.  Para tener buenos precios será conveniente organizar el viaje con, al menos, dos meses de antelación.

El viaje ida y vuelta, VLC-MAD y MAD-FRA, me costó 216 euros. Las alternativa era ir a HHN Frankfurt Hahn con Ryan Air cuyo precio eran 120 euros. A parte de que el aeropuerto de Hahn está a más de 100 km de Frankfurt, Ryan Air vuela desde Valencia cada dos días y era un viaje de negocios ir a la feria y volver, así que no me compensaba pues tendría que pasar una noche más en Frankfurt.

En el aeropuerto de Frankfurt hay dos terminales, en la terminal 1 estan los transportes públicos a la ciudad. Para ir de una terminal a otra se puede coger un shuttle o un tren automático al estilo del que existe en la T4 de Barajas.  El tiempo que se tarda entre una terminal y otra está alrededor de los 20 minutos.

Las líneas S8 y S9 de lo que sería el equivalente a cercanías, pasan directamente por el aeropuerto y llegan hasta estación central de Frankfurt. El trayecto me costó 40 minutos, los trenes pasan con una frecuencia de entre 10 y 15 minutos.

Desde la estación central a la feria, que está al lado, andando se tardan unos 10 minutos y en cualquiera de las líneas que pasan por allí ( que son muchas ), 5 o incluso menos. Está muy bien indicado cuales son las líneas que van a la feria, así que no hay pérdida.

Al día siguiente viajé en coche desde un lugar cercano al aeropuerto y nos costó media hora.

La entrada a la feria incluye uso gratuito de los servicios de transporte operadios por RMV ( cercanías y metro ). Para mí no compensa coger un coche o taxi, mejor el transporte público.

Una vez comprado el billete de avión, empecé a buscar hotel. Mi sorpresa fue que la cosa estaba un poco más complicada de lo que yo pensaba, y eso que aún faltaba un mes. Reservé hotel en la página HotelTravel.com que NO RECOMIENDO. Su mecánica es la siguiente, seleccionas un hotel, ellos solicitan autorización de la tarjeta y envian la solicitud de alojamiento al hotel. Dos días después me enviaron un mail diciendo que el hotel había respondido con que no tenían habitaciones y me ofrecieron uno que te garantizaban la reserva en el momento. Aún estoy esperando la factura pues en el hotel me dijeron que lo facturaba la empresa con la que había contratado.

Me hospedé en el Airport Domizil Hotel Frankfurt. Me costó 150 euros alojamiento y desayuno. El hotel se adecuaba a mis necesidades. Lo único que me llamó la atención fue internet. Primero que no era wifi sino cable y segundo que había que pagarlo adicionalmente a razón de 1,5 euros/hora. Fui en tren y desde la parada ( Walldorf ) al hotel hay un interesante pateo de media hora. En el mapa que me saqué de google maps parecía menos. Si lo llego a saber habría cogido un taxi. Al día siguiente, el hotel nos llevó a la feria. Me costó 15 euros el viaje.

Comer en Frankfurt no es más caro de lo que pueda resultar en Madrid, por ejemplo.

Esta foto la hice en la parte de componentes. Al pabellón de tunning no fui, pero tenía que ser impresionante.

Idioma

El rumano es la lengua oficial. De tanto en tanto se ven letreros en húngaro, que es una lengua que conoce aproximadamente el 15% de la población.

Con inglés te puedes manejar, en general las personas con las que tratamos lo hablaban razonablemente bien. Todos los taxis que cogimos nos entendieron perfectamente y en las tiendas no hubo problemas. En un par de restaurantes nos encontramos con las cartas en rumano y la camarera que solo hablaba ese idioma, tocó apuntar con el dedo platos al azar de la carta y esperar que estuvieran buenos XD.

Y hay alguna referencia al castellano? La respuesta es que si, y es ¡¡¡Los hombres de Paco!!!. La televisión se emite en versión original subtitulada. Y una de las series que se pueden ver es esa. Tambien se emitian telenovelas sudamericanas.

Cluj-Napoca

Cluj es una ciudad universitaria que rebosa de vida durante el día. Aquí las universidades no tienen un campus en el que se encuentren todas sus instalaciones sino que se reparten por todo el centro de la ciudad así que siempre hay gente, generalmente joven, yendo y viniendo.

El centro se encuentra en una zona plana pero la ciudad se amplía hacia pequeñas colinas a ambos lados del centro. Al final acabas subiendo y bajando para ir a cualquier sitio.

Es una ciudad interesante, en la que se pueden pasar un par de días visitando todo lo que es el centro con sus edificios góticos y barrocos y principalmente sus iglesias, ortodoxas y cristianas.  El centro tiene su encanto y pasear por el mismo resulta sumamente agradable.

Sobre el extraradio, construcciones típicamente comunistas, con bloques de viviendas enormes, todos iguales y con evidente falta de mantenimiento.

Tres son los lugares que me llamaron especialmente la atención, la iglesia ortodoxa, con un cura bautizando a un niño según su rito, una pequeña sinagoga judía en la que se recuerda que existió un gueto judío en la ciudad durante la ocupación nazi y el monumento a la resistencia anticomunista, que si bien es bastante feo, muestra el pasado reciente del país.

Las dos universidades más grandes son la Universitatea Tehnica din Cluj-Napoca y la Universitatea Babes – Bolyai Por motivos profesionales estuvimos en uno de los laboratorios de la facultad de telecomunicaciones de la UT Cluj y el contraste del pequeño laboratorio de allí con los enormes de la UPV de Valencia era bastante llamativo. De todas formas, cuando hablamos acerca de lo que usaban allí, tecnologías, componentes y programas informáticos, en el área de electrónica que es la mía, no hay muchas diferencias. De hecho, según me dijeron, dan clase con los mismos micros que usamos en Coltech.

De fiesta por Cluj

Será una ciudad universitaria, pero la verdad, nosotros, universitarios de fiesta, vimos pocos. Nos equivocariamos de dirección tal vez…

Fuimos las dos noches al club obsesion. La entrada nos costó 5 euros, y los martinis cerca de 2 euros cada uno. Para ser Rumanía, caro.

Con un estilo parecido a las ánimas de Valencia,  con gente guapa pero más glamour ( estaban los de los Cayennes y X6, XD ). Dos ambientes totalmente diferentes viernes y sábado.  El viernes más tranquilo con poca gente y pinchando música electrónica un DJ de Ibiza. El sábado ya estaba más lleno, abrieron otra pista bastante más dancera. Me lo pasé en grande XD.

Volvimos al apart-hotel andando pues no estaba lejos y no tuve sensación de inseguridad en ningún momento.

Sighisoara

Alquilamos un coche para ir a Sighisoara y Brasov, pero al final solo estuvimos en la primera ciudad. Cuidado con las carreteras en Rumanía, porque no son en absoluto como en España. Hay un tramo de autovía recientemente construida y en muy buenas condiciones a la salida de Cluj, pero te puedes encontrar con autenticos patatales así que preferimos no a ir a Brasov pues habríamos tenido que volver de noche.

El casco antiguo de Sighisoara es una preciosa ciudad medieval, muy bien conservada y catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De los edificios el más famoso es quizás la Torre con Reloj.

Se supone que es la ciudad natal de Vlad Tepes, el empalador, inspirador del personaje de Drácula. En la casa donde nació ahora hay un restaurante en el que estuvimos comiendo cocina típica rumana, nos costó 12 euros y estuvo francamente bien.

Cifras, datos e información sesuda en los enlaces siguientes

http://www.ciao.es/Cluj_Napoca_Rumania_Cluj_Napoca__Opinion_1678245

http://wikitravel.org/en/Cluj-Napoca

http://es.wikipedia.org/wiki/Cluj-Napoca

http://es.wikipedia.org/wiki/Rumania

El viaje y cosas que me han llamado la atención

El vuelo

Elegimos WizzAir, una compañía de bajo coste al estilo Ryan Air, que tiene una gran cantidad de rutas en los paises del Este.  Pedí la factura a nombre de la empresa y es la primera vez que recibo de una compañía aérea una factura en condiciones ( Iberia pone algo así como recibo de vuelo y con Ryan Air olvidate ).

En Valencia, la compañía de handling fue realmente estricta con las maletas y la mia no la dejaron pasar como equipaje de mano pues era un poco más grande que lo que decía la web pero estaba dentro del peso permitido. Teniendo en cuenta que con esa misma maleta no he tenido nunca problemas con Ryan Airr que son los reyes del “meinventounaexcusaparaquepaguesmas”, me pareció excesivo.  Pagué 30 euros de más.

En Cluj, no tuve problemas con la misma maleta para que pasara como equipaje de mano.

El avión es estandar A320, nada que destacar, tan estrechos los asientos como en todas las líneas de bajo coste.

El aeropuerto está recientemente reformado y no está lejos de la ciudad. El viaje desde el aeropuerto al centro nos costó 20 LEI.

La moneda y el tipo de cambio

Tuvimos que ir a 3 bancos para que en el último, nos trajeran moneda rumana.  Se supone que al ser una moneda con cambio semi-fijo con el euro no “cotiza” o algo así y por eso en los dos primeros no tenían esa moneda. El cambio en Banco de Valencia fue de 1 euro – 3,5 LEI. En Rumanía lo puedes cambiar por 1 – 4 perfectamente, así que no conviene cambiar mucha moneda en España, lo justo para el taxi y poco más, el resto mejor cambiarlo allí.

Lo del euro allí es curioso. Si bien la vida se hace en moneda local, las cosas grandes, tipo casa o coche, se tarifican en euros. No probamos a comprar en euros, pero no creo que hubieramos tenido problemas.

Hotel

Estuvimos en el apart-hotel Gutinului muy cerca del centro. Primero hay que ir al hotel Capitolina para que te den las llaves. El terreno está en pendiente y nuestra habitación está en la parte baja,  convirtiendose en una especie de semisótano.   Las ventanas daban a la calle pero eran más pequeñas de lo normal. Aún así habia luz natural más que suficiente. Nos costó 20 euros/dia y persona.

Rumanía

Partíamos con los prejuicios típicos sobre los rumanos que tenemos en España así que nos esperabamos un lugar muy pobre y algo peligroso.

La realidad confirmó parcialmente dicha percepción pero con matices muy significativos.

La primera diferencia, allí tambien hay ricos, pero ricos-ricos. En Cluj, una ciudad la mitad de grande que Valencia he visto muchos más coches de gran cilindrada ( ML o X6 full equip, nada de medias tintas ) que los que se pueden ver por el centro de Valencia de normal.

Como ejemplo, un video de Rumanía al mejor estilo marbellí

En el extremo opuesto, tambien vimos gente con un carro tirado por caballo.  Y lo de los gitanos acampados en medio del monte, con sus carros a lo far-west, gran fogata en medio de los carros y los caballos alrededor pastando en la verde pradera, sencillamente brutal, ni me lo habría imaginado.

Lo que se podría llamar clase media, vive en la ciudad y se nota que no tienen los mismos recursos que aqui. Enormes bloques de viviendas sovieticos, todos iguales, con evidente falta de mantenimiento, y Dacia Logan por todos lados.

Sobre lo peligroso del lugar, en ningún momento tuve miedo de que me fueran a robar o tener algún tipo de amenaza al respecto.

A %d blogueros les gusta esto: