Viajaba a Birmingham por trabajo, con dos días y pocas horas, mucho trabajo que hacer y un tiempo horrible, así que no vi absolutamente nada de la ciudad. Solo comentar que Birmingham es la segunda ciudad más poblada de Reino Unido, aunque su población tampoco es muy elevada, 1.001.200 de hab, forma parte de una conurbación típica de RU donde hay un espacio urbano contínuo lleno de casitas unifamiliares y pueblecitos solapados. La máxima que mostró el termómetro esos días de 3ºC y la mínima de -2ºC, nieve y hielo por doquier, y el sol ausente.

Birmingham 23 Enero 2013

Volé desde Alicante ( ALC ) hasta el aeropuerto de Birmingham ( BHX )con Ryanair y el viaje de vuelta lo hice a la inversa, con Monarch.

La experiencia con Ryanair fue igual de mala que siempre. El peor trato al cliente, los asientos más estrechos, codazos para entrar en el avión y siempre con la mosca detrás de la oreja para evitar todas las trampas que te tienden para que pagues más dinero. Por otra parte, Ryanair es la compañía con la red más extensa y tenía un vuelo directo ALC – BHX. El viaje de ida costó 75,50 euros.

Con Monarch, por el contrario, todo fue más agradable. Un trato amable, el avión cómodo, con los dos o tres centímetros extra entre asientos que permiten estar sentado sin que las rodillas toque el asiento de delante y hasta ofrecen periódicos ( prensa británica sensacionalista ).  Los asientos son numerados y no se puede hacer el checking online a no ser que pagues un extra para seleccionar los asientos. Si no haces el checking online, te dan la tarjeta de embarque en el aeropuerto donde te asignan los asientos que quedan libres. Por lo que tengo entendido, son estrictos con el peso del equipaje de mano pero a la chica de delante, le pasaron una maleta que era ligeramente más grande que el espacio teóricamente permitido. Muy recomendable esta compañía tanto por el precio como por el servicio. El vuelo costó 77,00 euros.

Por euro y medio de más, la diferencia entre Monarch y Ryanair es abismal…

El aeropuerto de Birmingham es más grande de lo que parece a simple vista. Una vez superado el control de seguridad te hacen pasar por una tienda de duty free  para llegar a una gran zona que más parece un centro comercial que un aeropuerto. Las puertas de embarque son anunciadas con unos 30 minutos de antelación por lo que no es posible ir hacia la puerta de embarque inmediatamente. El objetivo es que permanezcas en la zona comercial todo el tiempo posible. Hay que ir con cuidado si se va corto de tiempo porque las puertas 1 a 2o están justo al lado de la tienda duty free previa a la zona comercial y si se va con prisas, es posible no ver las indicaciones a esas puertas de embarque. Otra cosa que me llamó la atención fue que no aparecía por ningún lado indicación alguna de las puertas de embarque de la 20 a la 40, y si de la 40 hasta la 68. Igual eran para vuelos no Schengen o algo similar y estaban en otro sitio. Desde la zona de seguridad a la puerta de embarque, habrá aproximadamente 20 minutos a paso ligero.

El hotel, Ramada Encore Birmingham, costó 52 libras, alojamiento y desayuno, que al cambio del momento fueron 64 euros. Su principal ventaja es que está justo al lado del aeropuerto. Hotel con prestaciones más bien justas, sin grandes pretensiones pero limpio y suficiente para pasar un par de noches. Eché de menos los artículos de bienvenida, el gel y champú y la crema de afeitar, cosas que no traje desde España.

Desayuno britanico

En la foto el típico desayuno inglés que nos tomamos.

Desde el hotel se puede ir andando ( 600 metros ) hasta la parada del monorail y con este medio de transporte llegar a la terminal del aeropuerto, que está muy cerca. Como eran las 6 de la mañana y además estábamos con temperaturas bajo cero, en el viaje de vuelta a España, preferimos coger un taxi. El viaje duró a penas 5 minutos y nos costó 7 libras.

Anuncios

La semana pasada estuve en Automechanika, feria de los componentes del automóvil. Tienes más información acerca de la feria aquí y aquí

No tenía previsto ir hasta el último momento, así que tocó pagar de más.  Para tener buenos precios será conveniente organizar el viaje con, al menos, dos meses de antelación.

El viaje ida y vuelta, VLC-MAD y MAD-FRA, me costó 216 euros. Las alternativa era ir a HHN Frankfurt Hahn con Ryan Air cuyo precio eran 120 euros. A parte de que el aeropuerto de Hahn está a más de 100 km de Frankfurt, Ryan Air vuela desde Valencia cada dos días y era un viaje de negocios ir a la feria y volver, así que no me compensaba pues tendría que pasar una noche más en Frankfurt.

En el aeropuerto de Frankfurt hay dos terminales, en la terminal 1 estan los transportes públicos a la ciudad. Para ir de una terminal a otra se puede coger un shuttle o un tren automático al estilo del que existe en la T4 de Barajas.  El tiempo que se tarda entre una terminal y otra está alrededor de los 20 minutos.

Las líneas S8 y S9 de lo que sería el equivalente a cercanías, pasan directamente por el aeropuerto y llegan hasta estación central de Frankfurt. El trayecto me costó 40 minutos, los trenes pasan con una frecuencia de entre 10 y 15 minutos.

Desde la estación central a la feria, que está al lado, andando se tardan unos 10 minutos y en cualquiera de las líneas que pasan por allí ( que son muchas ), 5 o incluso menos. Está muy bien indicado cuales son las líneas que van a la feria, así que no hay pérdida.

Al día siguiente viajé en coche desde un lugar cercano al aeropuerto y nos costó media hora.

La entrada a la feria incluye uso gratuito de los servicios de transporte operadios por RMV ( cercanías y metro ). Para mí no compensa coger un coche o taxi, mejor el transporte público.

Una vez comprado el billete de avión, empecé a buscar hotel. Mi sorpresa fue que la cosa estaba un poco más complicada de lo que yo pensaba, y eso que aún faltaba un mes. Reservé hotel en la página HotelTravel.com que NO RECOMIENDO. Su mecánica es la siguiente, seleccionas un hotel, ellos solicitan autorización de la tarjeta y envian la solicitud de alojamiento al hotel. Dos días después me enviaron un mail diciendo que el hotel había respondido con que no tenían habitaciones y me ofrecieron uno que te garantizaban la reserva en el momento. Aún estoy esperando la factura pues en el hotel me dijeron que lo facturaba la empresa con la que había contratado.

Me hospedé en el Airport Domizil Hotel Frankfurt. Me costó 150 euros alojamiento y desayuno. El hotel se adecuaba a mis necesidades. Lo único que me llamó la atención fue internet. Primero que no era wifi sino cable y segundo que había que pagarlo adicionalmente a razón de 1,5 euros/hora. Fui en tren y desde la parada ( Walldorf ) al hotel hay un interesante pateo de media hora. En el mapa que me saqué de google maps parecía menos. Si lo llego a saber habría cogido un taxi. Al día siguiente, el hotel nos llevó a la feria. Me costó 15 euros el viaje.

Comer en Frankfurt no es más caro de lo que pueda resultar en Madrid, por ejemplo.

Esta foto la hice en la parte de componentes. Al pabellón de tunning no fui, pero tenía que ser impresionante.

A %d blogueros les gusta esto: