Ojo! este post no va sobre religión, sino sobre sus intermediarios terrenales y aunque hago referencia a la Iglesia Católica se podría extender al resto de confesiones mayoritarias de este país.

– La religión ha sido, está siendo y probablemente será, la excusa más empleada para el enfrentamiento humano, siendo la mayor causa de sufrimiento autoprovocado por la humanidad en toda la historia. Las iglesias en su conjunto han sido cómplices necesarios de todas las barbaridades realizadas en nombre de la religión. No parece sensato, pues, ayudar a organizaciones que han sido cómplices de terroristas o directamente terroristas, sean cristianas, musulmanas o de cualquier otra religión.

– El desamparo es la materia prima de la Iglesia Católica como el acero puede serlo para unos astilleros. En la sociedad occidental, el nivel de creyentes en un país es inversamente proporcional al grado de protección social del mismo ( lease Europa vs USA ) independientemente de su nivel de renta. La Iglesia siempre estará en contra de la protección social pública pues “encarece” su materia prima básica y la relega a un segundo plano. Yo prefiero un estado de bienestar a la europea y aunque sea discretamente, la Iglesia siempre se opondrá a ello.

– La oposición al control de la natalidad de la Iglesia Católica es origen de numerosos conflictos. Todos buscamos una vida mejor para nosotros y nuestras familias. Impedir el control de la natalidad en paises africanos en los que solo hay miseria significa aumentar la miseria, aumentar la materia prima que alimenta a la Iglesia y aumentar la presión migratoria en Europa de esas personas que no tienen nada que perder.

– El mayor problema medioambiental y humano a largo plazo es la superpoblación. De nuevo, el control de la natalidad supone un desastre para el ecosistema y nos mete de lleno en una trampa malthusiana que solo depara miseria.

En definitiva, no creo que sea buena idea lo de la X para la Iglesia Católica.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: