El sistema capitalista en el que vivimos nos empuja a la competir con nuestros semejantes. Y siempre que se compite, hay vencedores. Y perdedores.

Los perdedores, simplemente empobrecen.

Tengo sentimientos contradictorios. Me parece que el sistema nos lleva al colapso, y ademas, cuanto más avanzamos más dura será la caida. Por otra parte, no veo una alternativa y creo también, que aquellos que más eficazmente se desenvuelven en el sistema, menos consecuencias sufrirán cuando llegue ese colapso, si es que llega. Así pues, no veo otro camino mejor que el de trabajar sobre los fundamentos del sistema.

Aunque no son los únicos, dos de los términos más importantes son la productividad y la competitividad.

De ellos habla Merkel, los sindicatos, la patronal, el BdE, la prensa. Y muchos de los que hablan, en el mejor de los casos, tienen una idea parcial de su significado y en el peor, no tienen ni idea. Hay alguno que incluso sabe lo que dice.

Michael Porter es la referencia en el mundo académico a la hora de tratar ambos términos de los que he resumido sus puntos de vista aqui y aqui.

Devaluar la moneda es un camino rápido para ser competitivos, pero en lo que deberíamos esforzarnos es en, tratar de tener productos diferenciados o aumentar la productividad en mayor medida que otros, para tener unos productos con menores costes. Si ademas queremos tener unos salarios elevados, el camino en la productividad consiste en reducir la mano de obra mediante la automatización y reducir el resto de variables.

Anuncios

Competitividad

10 agosto 2011

La competitividad, economicamente hablando, se define como la capacidad de mantener ventajas comparativas que permitan alcanzar, sostener y mejorar una determinada posición en el mercado.

En general, siempre que se habla de competitividad, se habla de precio. Sin embargo, hay otra variable, la diferenciación y más que el precio, para que podamos seguir en el mercado, lo importante es el coste.

Los productos chinos son ultracompetitivos, por lo bajo de sus costes, que les permiten ofrecer los precios más bajos, pero igualmente de ultracompetitivo es el Iphone, el cual suele ser el más caro o de los más caros de su segmento. El Iphone se vende porque Apple ha sabido hacer diferente su producto de los demás.

Cuando una empresa no ofrece el mejor precio o un producto diferenciado, tiene problemas pues los clientes se decantarán por un producto igual, pero más económico, o por otro que ofrezca un plus que no tienen los demás.

A %d blogueros les gusta esto: