Se está debatiendo estos días mucho en Meneame sobre las próximas elecciones y los efectos de votar en blanco, no votar o votar a partidos minoritarios. Cada uno defiende una postura, con sus pros y contras.

Estoy convencido de que la actitud de los políticos no es más que un reflejo de nuestra sociedad y demonizarlos exclusivamente a ellos, a parte de que no soluciona nada, es una manera de evadir la responsabilidad personal que cada uno de nosotros tiene.

Quien más y quien menos, en alguna ocasión ha evitado pagar ese IVA que tan amablemente nos ofrecía a evitar el fontanero de turno, ha robado internet al vecino, o ha “retocado” algunos detalles para recibir la beca de la universidad o cualquier otra cosa.

Dicho esto, también creo que no todos somos iguales ni hemos realizado las acciones anteriores en el mismo grado. Aquellos que buscan lucrarse o acceder al poder sin tener el mínimo escrúpulo, tienen en la política el camino perfecto, así que tal vez, lo peor de la sociedad sean ellos.

Así pues, partimos de que no me siento reflejado en los políticos y no solo eso, es que no quiero que me representen.

Por otra parte, no solo me molesta cualquier tipo de personaje que esté en política, sino que ademas, la democracia española ha llegado a un bipartidismo en las que no hay más diferencias que las formas en lo que muchos llaman PPSOE.

Opciones que tengo en estas elecciones

Abstención. Se toma como un voto a la mayoría, representado por el PPSOE.

Voto nulo.  A todos los efectos, en España funciona igual que una abstención.

Voto en blanco. Perjudica a los partidos más pequeños, o lo que es lo mismo, beneficia de nuevo al PPSOE.

Voto a partidos minoritarios. Aquí hay que diferenciar si el partido tiene opciones de salir elegido o si no las tiene. Si las tiene, es una buena idea siempre y cuando se compartan los ideales del partido. Si sabes que no va a salir elegido por ser del tipo “partido de los flowerpower de Sueca”, beneficiará, como en las anteriores ocasiones al PPSOE.

En definitiva, es complicado librarnos de este bipartidismo tan apestoso en el que nos encontramos.

De las opciones anteriores, yo voy a votar a un no-partido, ciudadanos en blanco, que prometen dejar vacíos todos los asientos que consigan ( si es que consiguen alguno ).  No de ja de ser un “partido” pequeño y no se sabe si puede llegar a algo, sin embargo es una opción de consenso para los que estamos cansados de la situación actual,  pues no son ni de izquierdas ni de derechas ni nada de nada, y ya que renuncian al sueldo y prebendas que se han auto-adjudicado los políticos, es la opción más económica.

A %d blogueros les gusta esto: