Con una economía menguante como la nuestra, calentarse ha pasado de ser algo básico a ser casi un lujo, pues el coste de la calefacción alcanza unos precios muy elevados.

Una de las opciones para la calefacción de la casa alternativo al de los combustibles fósiles tradicionales o la electricidad consiste en el uso del pellet, que no es más que material vegetal, seco y prensado, que se utiliza en calderas que admiten este tipo de producto.

El precio del pellet es estable, a diferencia, por ejemplo, del precio del gasoil de calefacción, y es más barato que este último.

No obstante, también tiene sus inconvenientes; el principal es que requiere una caldera especial por lo que el cambio desde el gasoil no es barato. Adicionalmente, genera cenizas que hay que retirar, las calidades son dispares, por lo que conviene asegurarse con pellets homologados, y la densidad energética suele ser menor que con gasoil, por lo que es necesario un volumen mayor de producto, para conseguir el mismo calor.

Además del pellet, dentro del campo de la biomasa, podemos emplear cáscara de almendra, hueso de aceituna, zuro de maíz o astilla de pino, entre otros.

El sistema capitalista en el que vivimos nos empuja a la competir con nuestros semejantes. Y siempre que se compite, hay vencedores. Y perdedores.

Los perdedores, simplemente empobrecen.

Tengo sentimientos contradictorios. Me parece que el sistema nos lleva al colapso, y ademas, cuanto más avanzamos más dura será la caida. Por otra parte, no veo una alternativa y creo también, que aquellos que más eficazmente se desenvuelven en el sistema, menos consecuencias sufrirán cuando llegue ese colapso, si es que llega. Así pues, no veo otro camino mejor que el de trabajar sobre los fundamentos del sistema.

Aunque no son los únicos, dos de los términos más importantes son la productividad y la competitividad.

De ellos habla Merkel, los sindicatos, la patronal, el BdE, la prensa. Y muchos de los que hablan, en el mejor de los casos, tienen una idea parcial de su significado y en el peor, no tienen ni idea. Hay alguno que incluso sabe lo que dice.

Michael Porter es la referencia en el mundo académico a la hora de tratar ambos términos de los que he resumido sus puntos de vista aqui y aqui.

Devaluar la moneda es un camino rápido para ser competitivos, pero en lo que deberíamos esforzarnos es en, tratar de tener productos diferenciados o aumentar la productividad en mayor medida que otros, para tener unos productos con menores costes. Si ademas queremos tener unos salarios elevados, el camino en la productividad consiste en reducir la mano de obra mediante la automatización y reducir el resto de variables.

Competitividad

10 agosto 2011

La competitividad, economicamente hablando, se define como la capacidad de mantener ventajas comparativas que permitan alcanzar, sostener y mejorar una determinada posición en el mercado.

En general, siempre que se habla de competitividad, se habla de precio. Sin embargo, hay otra variable, la diferenciación y más que el precio, para que podamos seguir en el mercado, lo importante es el coste.

Los productos chinos son ultracompetitivos, por lo bajo de sus costes, que les permiten ofrecer los precios más bajos, pero igualmente de ultracompetitivo es el Iphone, el cual suele ser el más caro o de los más caros de su segmento. El Iphone se vende porque Apple ha sabido hacer diferente su producto de los demás.

Cuando una empresa no ofrece el mejor precio o un producto diferenciado, tiene problemas pues los clientes se decantarán por un producto igual, pero más económico, o por otro que ofrezca un plus que no tienen los demás.

Productividad

8 agosto 2011

La productividad es la relación entre los recursos que se emplean y el resultado obtenido.

Se suele limitar este término a la productividad de las personas reduciendo la cuestión de productividad al coste de las piezas o servicios prestados. Si el trabajador está haciendo su tarea durante 10 horas en vez de 8, la productividad por trabajador aumenta en más del 20%, sin embargo la productividad por hora es la misma.

El término es mucho más amplio.

Calidad. Si se hace mejor el trabajo o se hace un trabajo superior en el mismo tiempo, la productividad aumenta.

Materiales. Reduciendo los materiales empleados aumentamos la productividad.

Activos. Podemos aumentar la productividad usando la maquinaria o las instalaciones de una manera más intensiva, hacer que requieran menos mantenimiento, etc.

EnergíaLa intensidad energética mide la cantidad de energía que se usa por bien producido. Es un indicador del rendimiento energético que hay que reducir.

En muchos tipos de industria, el coste de la mano de obra es significativo pero no está por encima del resto de variables mencionadas. Aumentar la productividad significa aumentarla en su conjunto y centrarse en una sola variable demuestra una actitud miope que no soluciona ningún problema.

De hecho, aquellas industrias intensivas en mano de obra, ya no están en España.

Ley 15/2010

5 octubre 2010

El pasado 7 de Julio entró en vigor la ley 15/2010 en la que se establecen medidas contra la morosidad en las operaciones comerciales.

Principalmente establece un calendario para adaptarse al plazo de pago que es el siguiente :

– Desde el 7/7/2010 al 31/12/2011, el plazo máximo de pago será de 85 días.

– Desde el 1/1/2011 al 31/12/2012, el plazo máximo será de 75 días.

– A partir del 1/1/2013 el plazo máximo será de 60 días.

Se podrán agrupar todas las entregas en una única factura siempre que se refieran a entregas realizadas durante un plazo máximo de 15 días.

Estos plazos no podrán ser ampliados por acuerdo entre las partes.

La ley dice una cosa pero a fecha de hoy está lejos de cumplirse y quienes más lo incumplen son las administraciones públicas. Esperemos que la cosa avance.

Impresionante como ha cambiado la estructura de los bancos en los últimos 10 años.

La capitalización bursatil es un indicador más volátil que otros, pero aún así, está claro que USA ha dejado de ser el páis más importante financieramente hablando. De 12 bancos en el top 20 ha pasado a tener 3.

Universidad Johns HopkinsEl coste de la formación universitaria en Estados Unidos es muy elevada viniendo a costar, solo la matrícula, entre 20.000 y 40.000 dólares por curso.

Una de las principales diferencias respecto a la educación española es que las universidades, que suelen ser privadas, ofrecen unos niveles formativos marcadamente diferentes. En general, en España, el nivel formativo es muy similar, dado que la mayoría de las universidades españolas son públicas, con unos contenidos que en ocasiones incluso vienen marcados por la administración pública. En USA es muy típico el ranking de las mejores universidades del país.

Existen universidades elitistas donde solo aceptan a los mejores y tienen unos niveles de exigencia y competitividad tremendos. En algunas de estas, los alumnos no solo compiten contra un estandar sino que lo hacen contra sus propios compañeros. En España, podría suceder que en un examen todos tuvieran calificaciones altas, por haber hecho la mayoría de los ejercicios bien. Allí, las notas están en función de lo bien que lo hagan tus compañeros ( o, en este caso adversarios ).

Para estudiar gratis en USA, “solo” es necesario tener una empresa suficientemente rentable en España.

Estados Unidos y España tienen tratados bilaterales para evitar doble imposición de impuestos. En esencia, de lo que se trata es que el ciudadano pague los impuestos de todos sus ingresos obtenidos en ambos paises en uno solo, bien en USA bien en España.

En Estados Unidos, dado que las universidades son tan caras, los universitarios tienen exenciones de impuestos muy importantes, que en la práctica, hacen que apenas paguen impuestos sobre la renta.

Para que nos salgan gratis los estudios en USA, deberíamos ser residentes americanos ( lo cual es estrictamente necesario dado que vamos a estudiar allí ), acogernos a la tributación americana y tener un sueldo 4 veces superior de lo que nos va a costar la carrera.

Supongamos que nos cuesta 30.o00 euros. Pues nos ponemos en España un sueldo de 120.000 euros y elegimos tributar en USA.

Allí, por ser universitario, los 120.000 euros son prácticamente netos, es decir, no pagamos impuestos. Si ese dinero se quedara en España, la empresa debería tributar ( si es una pyme, lo más normal ) al 25%, hacienda recaudaría  30.000 euros.

Evidentemente, es necesario que la empresa gane los 120.000 euros que nos ha pagado, o de lo contrario, incurriría en pérdidas, que no tributan y nos quedaríamos igual.

A %d blogueros les gusta esto: